Salud Vascular

¿Está el linfedema relacionado con las varices?

11 Abril 2024

El linfedema es una condición caracterizada por la hinchazón en las piernas, los brazos y/o otras partes del cuerpo debido a la acumulación de líquido rico en proteínas (linfa) como resultado de una obstrucción o sobrecarga del sistema linfático. Cuando el linfedema se produce en las piernas, a menudo se asocia con la enfermedad de las venas. Aunque estas afecciones crónicas no siempre van de la mano, es comprensible que los pacientes que sufren de venas varicosas (o varices) se pregunten si sus problemas venosos tienen su origen en el sistema linfático (el sistema de drenaje del cuerpo). Del mismo modo, los pacientes que luchan contra el linfedema pueden sentir curiosidad por saber si sus piernas hinchadas están relacionadas con las venas varicosas.

¿Cómo se relacionan y actúan conjuntamente estas dos condiciones para afectar a la circulación? ¡Eleve los pies (principalmente porque se lo merece, pero también porque le ayudará con la hinchazón) y siga leyendo para obtener más información!

El linfedema y las piernas

brazos, los genitales, el abdomen, la cara y otras partes del cuerpo. Dicho esto, tiende a afectar principalmente a las piernas y los brazos. En un sistema linfático que funcione bien, el líquido linfático rico en proteínas se drena y desvía regularmente de las extremidades. Sin embargo, las personas con linfedema experimentan un pequeño contratiempo en el proceso: su sistema linfático está bloqueado o sobrecargado, lo que hace que el líquido se acumule y ermanezca en las extremidades. La retención del exceso de líquido puede provocar la hinchazón de los tejidos. La hinchazón de las piernas suele ser bastante incómoda y provoca sensación de pesadez y dolor en las piernas. Mover estas extremidades "inundadas" es trabajoso y puede causar fatiga crónica, lo que a la larga conduce a un estilo de vida sedentario. Es mucho más fácil acostarse que cargar con el exceso de "peso del agua" y tras largos periodos de pie, muchos pacientes de linfedema solo desean descansar.

El linfedema puede causar:

  • Infecciones de la piel conocidas como celulitis
  • Secreción (pérdida de líquido a través de la piel)
  • Piel "hundida" o "agujereada" que deja un hoyuelo al tocarla (como cuando se pincha masa fresca)
  • Cambios en la piel como oscurecimiento o enrojecimiento de la piel
  • Engrosamiento de la piel, que puede endurecerse hasta parecerse a la piel de un elefante
  • Firmeza y tirantez de la piel, que limita el movimiento (especialmente en las articulaciones)

Los síntomas del linfedema pueden aliviarse con el uso de medias de compresión, ejercicio ligero regular, elevación de las piernas y una dieta diversificada. En ocasiones, también pueden utilizarse masajes linfáticos y/o bombas linfáticas para aliviar los síntomas dolorosos o molestos.

Enfermedad de las venas e hinchazón de las piernas

Las enfermedades de las venas, como las varices, pueden acabar provocando edemas o hinchazón en las piernas. Cuando las válvulas venosas funcionan mal, son incapaces de promover el flujo unidireccional constante de sangre desde los pies hasta el corazón. En su lugar, la sangre fluye hacia atrás, lo que provoca una mala circulación, un aumento de la presión venosa y una distorsión de las venas, razón por la cual las varices visibles en las piernas suelen aparecer como cuerdas retorcidas y abultadas debajo de la piel. A partir de ahí, se produce inflamación y venas con fugas en los tejidos circundantes, lo que provoca una acumulación de líquido que causa hinchazón. El sistema linfático, que es el sistema de drenaje del organismo, se encarga de eliminar el líquido. Cuando se sobrecarga o se daña, aparece el linfedema.

¿Cuáles son los factores de riesgo de la enfermedad venosa y el linfedema?

¡La enfermedad de las venas es más común de lo que usted cree! Afecta a 1 de cada 3 personas, incluso a aquellas que por lo demás son extremadamente saludables! Existen diversos factores de riesgo que pueden contribuir al desarrollo de la enfermedad venosa, incluyendo:

  • Edad: Las personas mayores de 40 años son más propensas a desarrollar venas varicosas.
  • Sexo/género: Las mujeres se ven afectadas por la enfermedad venosa con más frecuencia que los hombres.
  • Embarazos: La gestación añade presión a las venas, aumenta las hormonas que relajan las paredes venosas y reduce la función de las válvulas. También provoca un aumento del volumen sanguíneo, lo que ejerce una gran presión sobre el sistema circulatorio.
  • El uso de anticonceptivos hormonales también puede aumentar el riesgo de desarrollar coágulos sanguíneos.
  • Antecedentes familiares: Su genética puede ser la culpable, especialmente si otros miembros de su familia tienen venas varicosas.
  • Lesiones: Los traumatismos en las piernas, por accidentes o cirugías invasivas como los reemplazos articulares, pueden provocar problemas venosos.
  • Sedentarismo y exceso de peso: La falta de ejercicio regular y de bajo impacto puede provocar un mal funcionamiento de las válvulas venosas y la aparición de varices visibles en las piernas. Además, el exceso de peso añade presión sobre las venas.

Algunos factores de riesgo para el desarrollo de linfedema incluyen:

  • Cáncer o tratamiento contra el cáncer, incluyendo (pero no limitado a) la quimioterapia.
  • Infección: Tenga en cuenta que el linfedema en sí también aumenta el riesgo de infección (¡hablando de un círculo vicioso!)
  • Genética: La estructura del sistema linfático puede causar problemas con el drenaje linfático
  • Lesiones: Las lesiones que afectan a los ganglios linfáticos pueden provocar un drenaje deficiente
  • Estilo de vida sedentario y exceso de peso: La presión sobre el sistema linfático puede impedir el drenaje linfático

Cómo se afectan mutuamente el linfedema y las varices

El linfedema y la enfermedad venosa a menudo se presentan juntos, especialmente cuando la enfermedad venosa se presenta primero. La inflamación provocada por una enfermedad venosa prolongada afecta negativamente al sistema linfático y, con el tiempo, puede provocar linfedema. Por otra parte, el peso del linfedema, debido al exceso de líquido en los tejidos, puede hacer que las piernas se sientan pesadas y agobiadas. Esto, a su vez, puede dificultar cada vez más la actividad física, contribuyendo así a un estilo de vida sedentario (que es un factor de riesgo importante para el desarrollo de enfermedades venosas). La relación simbiótica entre la enfermedad venosa y el linfedema puede crear un entorno perfecto para que cada problema se desarrolle y prospere.

Tener varices no significa que vaya a desarrollar linfedema o viceversa, pero es importante tener en cuenta que ambas afecciones pueden hacer que la otra se desarrolle o empeore. Dado que tanto el linfedema como las varices son progresivos, el diagnóstico y el tratamiento tempranos son cruciales para ambas afecciones. No está de más que le revisen las venas si le han diagnosticado linfedema (o sospecha que puede tenerlo).

Tratamientos mínimamente invasivos

Tanto las varices como el linfedema empeoran con el tiempo si no se tratan. Dejar el linfedema sin tratar puede afectar negativamente a su movilidad, niveles de comodidad y causar dolor innecesario por la hinchazón y el estiramiento de la piel. No tratar la enfermedad venosa puede provocar síntomas más graves, como piernas inquietas que le mantienen despierto toda la noche, úlceras venosas supurantes (implicando un mayor riesgo de infección en las heridas abiertas), o incluso coágulos sanguíneos y trombosis venosa profunda (que puede ser mortal si los coágulos sanguíneos profundos se desplazan a los pulmones, provocando una embolia pulmonar). Por suerte, existe una gran variedad de tratamientos, y a menudo están cubiertos por el seguro.

Los tratamientos de venas mínimamente invasivos están disponibles después de una evaluación gratuita de las venas en cualquiera de nuestras más de 40 clínicas de venas de Metro Vein Centers. Nuestros especialistas en venas evaluarán sus piernas, síntomas y preocupaciones para personalizar un plan integral de tratamiento para las varices que sea adecuado para usted. Los tratamientos se realizan en la clínica en unos 30 minutos, y la mayoría de los pacientes experimentan un alivio sintomático notable tan rápido como en su primera visita. Además, el tratamiento puede ayudar a su autoestima, ¡ya que la mayoría de nuestros pacientes experimentan mejoras estéticas en 2 a 4 citas!

Aunque no tratamos específicamente el linfedema en nuestras clínicas de venas, ciertamente podemos ayudar con la hinchazón de las piernas causada por la enfermedad de las venas. ¡También lo ayudaremos a encontrar un alivio significativo de los síntomas incómodos o dolorosos más allá de la hinchazón! El dolor, la pesadez en las piernas, la mala circulación y las sensaciones de hormigueo causadas por la enfermedad de las venas también se pueden remediar mediante un cuidado de las venas mínimamente invasivo.

Visítenos para una evaluación de venas en cualquiera de nuestras clínicas de venas Nueva York, Nueva Jersey, Connecticut, Michigan, Texas, y Arizona, donde podrá hablar directamente con un especialista en venas sobre sus piernas hinchadas. Aceptamos más de 200 planes de seguro y nuestro equipo de atención al paciente estará encantado de confirmar sus opciones de cobertura con usted, una vez se haya diseñado su plan de tratamiento. Después de la mayoría de los tratamientos, proporcionamos medias de compresión, que también se utilizan para tratar el linfedema. Llámenos al 866-744-0238 si tiene alguna duda sobre sus piernas, tobillos y/o pies hinchados, y especialmente si ha estado viviendo con dolor y molestias. ¡Estamos aquí para ayudarle a recuperar unas piernas sanas y felices!

Información confiable de los médicos especialistas en venas, certificados y acreditados a nivel nacional, de Metro Vein Centers.

Piernas sanas siéntase mejor.

Hacer Una Cita Ahora

O llame al: 888-660-3494

Piernas con las que puede sentirse bien.

Manténgase actualizado con los últimos tratamientos para la salud de las venas, consejos para el bienestar vascular y mucho más.