Explore los síntomas de la Enfermedad de las Venas

Calambres en las piernas

Los calambres en las piernas son un síntoma muy común de mala circulación, que se traduce en insuficiencia venosa. El mal funcionamiento de las válvulas en las venas varicosas interrumpe el flujo normal de sangre al corazón. En lugar de viajar en una sola dirección, la sangre puede retroceder, acumularse y coagularse. Cuando se interrumpe el flujo sanguíneo sano, los calambres musculares "charley horses" pueden causar dolor y malestar.

¿Qué son los calambres venosos?

Los calambres venosos son la forma que tiene el cuerpo de avisarle que algo va mal con sus venas. Las venas funcionales y sanas no experimentan dolor, molestias, hinchazón, calambres, picores ni otros síntomas molestos de las enfermedades venosas. Los calambres en las piernas que se producen con frecuencia, que no están relacionados con el ejercicio (como largas caminatas, carreras frecuentes, sentadillas u otras rutinas específicas) y que se producen alrededor de las varices visibles apuntan a una enfermedad venosa. Cuando la enfermedad de las venas progresa, la circulación se resiente, lo que hace que las piernas comiencen a tener calambres, se sientan pesadas y con dolor.

¿Qué causa los calambres en las piernas?

Los calambres en las piernas, como otro cualquier síntoma de la enfermedad venosa, pueden estar causados por muchos factores, tanto dentro como fuera de nuestro control. Los desequilibrios hormonales, las elecciones de estilo de vida, la predisposición genética y los viajes frecuentes pueden provocar varices, y sus síntomas empeorarán con el tiempo si no se tratan. El principal culpable y factor común es la mala circulación.

La sangre debe fluir en una sola dirección por todo el cuerpo, y las venas tienen válvulas protectoras que garantizan que se mantenga este flujo sanguíneo. Cuando la circulación se resiente, como suele ocurrir en las piernas (trabajando contra la fuerza de la gravedad que devuelve la sangre al corazón), estas válvulas pueden dañarse. El flujo sanguíneo en ambas direcciones empieza a distorsionar las venas, provocando abultamientos, torsiones y cordones venosos, a menudo visibles, que sobresalen contra la superficie de la piel. A medida que las venas varicosas (también conocidas como varices) empeoran, los coágulos sanguíneos se convierten en una preocupación mayor, junto con síntomas invisibles como hormigueo, picor, calambres, y otros más. Controlar la circulación, entre otros factores de riesgo, puede ayudar a las varices enfermas y en mal funcionamiento.

En el caso de los calambres, es importante tener en cuenta que el alcohol y la cafeína son vasoconstrictores (sustancias que provocan la constricción de las venas, afectando temporalmente a la circulación). Así pues, el consumo diario de café y las bebidas alcohólicas frecuentes pueden empeorar los calambres venosos, sobre todo si la persona no tiene cuidado de beber también mucha agua. Ni el café ni el alcohol son causas de enfermedad venosa, pero pueden afectar a la intensidad de sus síntomas.

¿Cuáles son los factores de riesgo de los calambres?

Las varices y los síntomas relacionados con ellas, como los calambres, pueden deberse a factores genéticos o al estilo de vida. Cualquier persona, independientemente de lo activa o inactiva que sea, puede desarrollar varices, y no siempre son visibles a simple vista. Los síntomas como dolor, pesadez, hinchazón y piernas inquietas asociados a la enfermedad venosa pueden estar causados por venas dañadas bajo la superficie.

¿Usted...

  • ¿Fuma?
  • ¿Viaja con frecuencia y/o durante largos periodos en avión?
  • ¿Lleva un estilo de vida sedentario?
  • ¿Tiene antecedentes familiares de enfermedades venosas?
  • ¿Toma anticonceptivos hormonales?
  • ¿Tiene diabetes?
  • ¿Bebe alcohol con frecuencia?
  • ¿Consume una o más tazas de café al día?

¿Está usted...

  • ¿Embarazada o en período posparto?
  • ¿Sobre los 50 años?
  • ¿Diagnosticada/o con sobrepeso?

Cualquiera puede desarrollar varices y enfermedades venosas debido a factores hereditarios, estrés laboral y estilo de vida. Aunque las mujeres son mucho más propensas que los hombres a padecer varices, los hombres constituyen un porcentaje significativo de los pacientes. De hecho, 2 de cada 3 mujeres y 1 de cada 3 hombres desarrollarán algún tipo de enfermedad venosa a lo largo de su vida. Factores como estar de pie todo el día, la edad, el embarazo y el aumento de peso son sólo algunas de las razones por las que algunas personas sufren varices dolorosas. Los calambres pueden empeorar por la escasa ingesta de líquidos y/o el consumo excesivo de bebidas alcohólicas. También pueden ser más notorios en quienes consumen cafeína con regularidad*. La hidratación es clave para mantener las venas sanas: trabajar con la circulación es fundamental para controlar los síntomas.

*No le pedimos que deje el café, sólo que se asegure de beber una cantidad igual o superior de agua cuando disfrute de su taza diaria de café.

¿Qué puede hacer para tratar y prevenir los calambres en las piernas?

Los calambres como consecuencia de una enfermedad venosa a menudo apuntan a la presencia visible o invisible de varices. Ofrecemos una amplia variedad de tratamientos de varices mínimamente invasivos y aprobados por la FDA en nuestras clínicas de venas. Desde la ablación por radiofrecuencia (ARF) a la escleroterapia y la varithena, ¡Usted está cubierto! El tratamiento de varices está cubierto por la mayoría de las compañías de seguros. Aceptamos más de 200 planes de seguro y estamos encantados de discutir los detalles con su especialista en venas, quien desarrollará un plan de tratamiento personalizado para sus necesidades únicas.

Lamentablemente, no siempre es posible prevenir la hinchazón sin un tratamiento de las venas, ya que muchos factores como la genética, los antecedentes familiares, el sexo/género e incluso el peso están fuera de nuestro control. Sin embargo, hay algunos cambios en el estilo de vida que pueden disminuir el riesgo de desarrollar varices y controlar los calambres que resultan de la enfermedad venosa. Dejar de fumar, mantener un peso saludable, seguir una dieta equilibrada, mantenerse hidratado y hacer ejercicio con regularidad pueden mejorar la circulación y reducir las probabilidades de que aparezcan varices. Se ha demostrado que incluso el ejercicio ligero promueve un flujo sanguíneo saludable. Su médico especialista en venas puede recomendarle que reduzca su consumo de cafeína y alcohol, o simplemente que aumente su ingesta de agua, para ayudar a disminuir la gravedad de los calambres. El uso de calcetines de compresión y la elevación de las piernas también mejoran la circulación.

Si ha notado varices en las piernas o le preocupa la posibilidad de que aparezcan varices debido a su estilo de vida o a sus antecedentes familiares, lo mejor es que acuda a un médico especialista en venas. La enfermedad venosa es progresiva; lo mejor es someterse a una revisión en cuanto note síntomas o signos visibles de varices. Si desea más información sobre las varices, programe una evaluación gratuita en una de nuestras modernas clínicas de venas varicosas. Puede ponerse en contacto con nosotros en el 866-629-9848 con cualquier pregunta.

Preguntas y respuestas para acabar con los mitos sobre los calambres en las piernas

  • Las varices (y otros síntomas de insuficiencia venosa crónica) empeorarán con el tiempo si no se tratan. Dado que la enfermedad venosa es de naturaleza progresiva, posponer el tratamiento con la esperanza de que las venas visibles o los síntomas relacionados desaparezcan puede acabar causando más daño a su cuerpo. Las varices no tratadas pueden provocar pérdida de movilidad, coágulos sanguíneos e incluso úlceras venosas (en casos graves). Las varices, debido a su mal funcionamiento, no pueden volver a la normalidad. Piense en ellas como en un hueso roto: para evitar que el hueso se cure de forma incorrecta, es necesario fijarlo. Para que su circulación vuelva a un estado saludable, la sangre debe desviarse de la vena enferma.

  • Para quienes trabajan de pie durante largos periodos de tiempo, puede resultar más difícil determinar si los calambres en las piernas son debidos al esfuerzo o a complicaciones de una enfermedad venosa. Uno de los factores clave que hay que tener en cuenta es la frecuencia de los calambres: si le duelen las piernas durante los periodos de inactividad o cuando no trabaja, si los calambres le afectan al sueño y si empeoran después de tomar cafeína o alcohol, es probable que se trate de un problema venoso. Los calambres en las piernas que no están relacionados con el ejercicio o el esfuerzo (trotar, largos periodos de pie) ni con lesiones, suelen ser un signo de enfermedad venosa.

    Sin embargo, la única forma de saberlo con seguridad es consultar a un médico certificado y especialista en venas. Los especialistas en venas evaluarán sus síntomas, visibles e invisibles, e incluso pueden utilizar tecnología de ultrasonido para encontrar venas varicosas que pueden estar causando sus calambres.

  • Desafortunadamente, como ocurre con todos los síntomas de las enfermedades venosas, la única solución es tratar el origen. Las varices no se resuelven sin tratamiento, e igual
    ocurre con los síntomas de las varices. Si bien una buena hidratación tiene una gran cantidad de beneficios para la salud (incluida la mejora de la circulación), si sus piernas sufren de calambres como resultado de la enfermedad de las venas, es probable que sus calambres empeoren con el tiempo si sus venas varicosas, se dejan sin tratar. Dado que la insuficiencia venosa crónica es una enfermedad progresiva, los síntomas continuarán perturbando o inhibiendo su día a día hasta que el tratamiento solucione la causa subyacente.

    Beber más agua puede ofrecer una ligera mejora de la circulación, pero si sufre calambres crónicos en las piernas, lo mejor es buscar ayuda médica profesional para resolver el problema de forma permanente.

¿Cómo funcionan los tratamientos para las venas?

Los tratamientos de venas funcionan cerrando las venas enfermas, ¡solo que de diferentes maneras! Una vez cerradas, el flujo sanguíneo se redirige de forma natural a través de las venas sanas vecinas.

Tratamientos para las calambres en las piernas

  • De última tecnología
  • Diagnóstico por ultrasonido
  • En menos de 30 minutos
  • Aprobados por la FDA
  • Mínimamente invasivos
  • Tiempo de recuperación mínimo
Ver todos los tratamientos y servicios

Resultados reasles en pacientes

Leer todas las reseñas

Síntomas

Piernas inquietas
Piernas inquietas
“Soy enfermera y puedo decir honestamente que esta es una de las prácticas médicas más profesionales que he visto. La clínica es muy limpia, el personal es muy amable y el ambiente es muy acogedor. ¡¡Gracias al Dr. LoPresti y a todos por todo lo que hacen!!”
SabrenaQueens, Forest Hills
Antes
Después
Leer todas las reseñas

Vamos a conocerte (¡y a tus piernas!)

¿Cómo son sus venas?

Obtenga una instantánea de la salud de sus venas en unos pocos clics.

Haz la evaluación de la salud de las venas
Piernas con las que puede sentirse bien.

Manténgase actualizado con los últimos tratamientos para la salud de las venas, consejos para el bienestar vascular y mucho más.